Antes de cortar la tela de tu proyecto debes tener en cuenta unos detalles. Porque todas cuando empezamos a coser repetimos más o menos los mismos errores, por eso eso he hecho un listado de las cosas que hay que cuidar antes de meter la tijera a la tela para intentar evitártelos.

Son muy básicos, cuestión de lógica, pero esa adrenalina de empezar a cortar a veces nos nubla la mente!

1.- Elegir la tela adecuada al patrón. Es muy normal enamorarse de una tela y usarla para un patrón que no le va, normalmente en todos los patrones aconsejan que telas usar, no es lo mismo usar una licra que una loneta en la misma prenda. Y también elegir la tela según tu destreza y habilidad. Si estás empezando mejor evitar las elásticas por ejemplo.

2.- Lavar y secar. Pues sí, antes que nada, recién comprada hay que lavar la tela, o dejarla en remojo unas horas y después secarla porque hay muchas telas que al lavar encogen y no mola nada hacerse una prenda monísima que sólo puedas usar una vez porque después de lavarla no te entra ni  una pierna, verdad?

3.- Planchar. Siempre siempre antes de cortar hay que planchar bien la tela, por si la cortas arrugada al plancharla será más grande y no te va a quedar bien, más allá de mi obsesión por planchar después de cada costura, antes de cortar es imprescindible.

4.- Buscar la dirección del hilo y el derecho de la tela. Mirar en el patrón la dirección en la que hay que colocar el patrón, si es al hilo o al bies e identificarlo en nuestra tela. Si no sabes de qué te hablo mira este vídeo  En algunas telas encontrar el derecho es realmente complicado, como referencia, en el orillo del tejido hay unos puntitos, la cara del relieve es el revés.

5.- Comprobar que el tejido no tiene «pata». La pata es la diferencia de largo que hay cuando no te cortan bien en la tienda. Si has cortado un poco inclinado al unir los orillos sale la pata, hay que cortarla y quitarla.

6.- Cortar los orillos. Siempre se desechan porque son de un grosor diferente al resto de la tela. Pueden encoger con los lavados y estropear un trabajo por querer aprovechar dos centímetros de tela, no merece la pena.

7.- No dejar que la tela caiga. Imagínate que tienes tres metros de tela y tu mesa de cortar mide un metro, colocas la telas, el patrón encima y cortas. Al principio parece que no pasa nada peeero el final de la tela que está sobre la mesa está sometida a más tensión que el resto y si cortas así el patrón se deforma. Lo ideal es que dobles el sobrante y lo dejes encima de una silla cercana, siempre sin estirar.

8.- Buscar  posibles defectos. A veces pasa, compras una tela maravillosa y al llegar a casa descubres, OH! pobre de tí, que tiene un agujerito o una tara. Te entran por cuerpo los siete males del infierno verdad? Pues además de calmarte debes colocar la tela de forma que los patrones no queden encima, o al menos en la zona más visible de la prenda.

9.- Comprobar la dirección de los estampados, tono o pelo del tejido, todos deben estar en la misma dirección para que la prenda sea homogénea.

10.- Fijar bien los patrones. parece una tontería pero pasa y mucho!! No escatimes en alfileres, pon muchas pesitas o pinzas o lo que uses, pero deja bien fijado el patrón a la tela porque las consecuencias de que se mueva a mitad de corte puedes imaginártelas…

Y ya está!! Ya puedes meterle la tijera tranquilamente a tu preciosa tela nueva!!

Si te ha parecido útil, compártelo en tus redes!! Mil gracias!!

×